HOWARD ALTMANN

Mantener posición

 

La Historia se sienta en una silla

en una habitación sin ventanas.

Por las mañanas busca una puerta,

por las tardes duerme la siesta.

A la campanada de medianoche,

alarga su cuerpo y suspira.

Cuida el tiempo y pierde tiempo,

conoce su lugar y no conoce su lugar.

A veces considera a la silla un escalón,

a veces cree que la silla no está ahí.

Para las esquinas nunca se ve igual.

Se mantiene en pie bajo una luna llena.

La Historia se sienta en una silla

en una habitación sobre nuestras casas.

 

vertical-horizon-of-hong-kong-by-romain-jacquet-lagreze-1-639x420

 

In Vino Veritas

 

Y me entregué al poema.

Y el poema se me entregó.

Y me entregué al cielo.

Y el cielo se me entregó.

Y me entregué al viento.

Y el viento tomó lo que le di

y se lo pasó al cielo.

 

Y me entregué a las mujeres.

Y las mujeres se me entregaron.

Y me entregué a la herida.

Y la herida se me entregó.

Y me entregué a la esperanza.

Y la esperanza tomó lo que le di

y se lo pasó a la herida.

 

Y me entregué al vino.

Y el vino se me entregó.

Y me entregué a la luz de las velas.

Y la luz de las velas se me entregó.

Y me entregué a la memoria.

Y la memoria tomó lo que le di

y se lo pasó a la luz de las velas.

 

Y me entregué a la música.

Y la música se me entregó.

Y me entregué al árbol.

Y  el árbol se me entregó.

Y me entregué a la transformación.

Y la transformación tomó lo que le di

y se lo pasó al árbol.

 

Y me entregué al silencio.

Y el silencio se me entregó.

Y me entregué a la  luz.

Y  la luz se me entregó.

Y me entregué a la noche.

Y la noche tomó lo que le di

y se lo pasó a las estrellas.

 

tumblr_mdyx2e1jOd1qcl5w6o1_500

 

Ofrendas

 

A la noche le ofrecí una flor

y el cielo oscuro la aceptó

como la tierra, arropando

a la luz.

 

Al desierto le ofrecí una manzana

y las dunas la recibieron

como una boca, hablando

por el viento.

 

A la instalación le ofrecí un árbol

y el museo lo plantó

como un hombre, mirando

su lugar.

 

Al mar le ofrecí una semilla

y su cuerpo la disolvió

como el tiempo, componiendo

una vida.

 

Traducción: Yanina Audisio.