Pascal Quignard

73d04cfe311d0be75b2ba03193e7891e8f7ca8f9_m

El nombre en la punta de la lengua

Anuncios

NATALIA BARROS

UN ACTO

 

la poesía es el salto de un gato

 

sin el salto

 

sin el gato

 

 

INSUMISIÓN

 

las cosas

dentro

de las cosas

 

emergentes

conspiradoras

 

las cosas

vibran

las cosas

 

cóncavas

líquidas

 

las cosas

entre

las cosas

 

invisibles

existentes

 

las cosas

recuerdan

las cosas

 

encarnadas

evidentes

 

las cosas engendran las cosas

 

las cosas exponen

las cosas imponen

 

la invención de todo

 

(y)

 

la nostalgia de todo

 

Gervasio Troche2

 

 

OTOÑO

 

no quiero

decir nada

pero me gusta

cuando

una hoja

 

cargada por el viento

 

se agita

 

en mí

 

 

EL ADIÓS MAYOR

 

El día del adiós mayor, el sol estaba alto

era el inicio del verano que la brisa caliente bendecía.

Yo era amada y oía el continuo murmurar de las olas.

 

El día del adiós mayor pensé en miel, en perlas,

en cuchillos, en dioses, en Ícaro con sus alas,

en el vértigo, en el cielo, en los pájaros.

 

El día de la despedida comí pescado con puré.

 

El día del adiós mayor continué recordando

que iría afuera por la vida, todos los días, días y días,

a adorar el amor, aunque su paso

provoque alegrías y desconocimientos.

 

El día de la distancia aumentada.

La ruta de la incomunicabilidad.

De la indiferencia.

De lo descontinuado.

 

Las nubes siguieron condensando recuerdos pluviales.

Caminé por la montaña, compré el diario,

regué los helechos.

 

Como todos los días: abrí y cerré ventanas.

 

El día de ese adiós pensé en entender, en callarme,

en para siempre, pensé en no pensar.

 

En ese día vi estrellas radiantes y silenciosas.

 

El día del adiós mayor permanecí con los ojos en el puerto,

la sangre corriendo, coagulando, y yo, hasta la médula,

condenada a ser yo.

 

Gervasio Troche3

 

 

PARTICULARMENTE

 

prefiero que el superhombre

 

sea aun un pájaro

 

o un avión.

 

 

Traducción: Yanina Audisio.

 

 

 

 

HOWARD ALTMANN

Mantener posición

 

La Historia se sienta en una silla

en una habitación sin ventanas.

Por las mañanas busca una puerta,

por las tardes duerme la siesta.

A la campanada de medianoche,

alarga su cuerpo y suspira.

Cuida el tiempo y pierde tiempo,

conoce su lugar y no conoce su lugar.

A veces considera a la silla un escalón,

a veces cree que la silla no está ahí.

Para las esquinas nunca se ve igual.

Se mantiene en pie bajo una luna llena.

La Historia se sienta en una silla

en una habitación sobre nuestras casas.

 

vertical-horizon-of-hong-kong-by-romain-jacquet-lagreze-1-639x420

 

In Vino Veritas

 

Y me entregué al poema.

Y el poema se me entregó.

Y me entregué al cielo.

Y el cielo se me entregó.

Y me entregué al viento.

Y el viento tomó lo que le di

y se lo pasó al cielo.

 

Y me entregué a las mujeres.

Y las mujeres se me entregaron.

Y me entregué a la herida.

Y la herida se me entregó.

Y me entregué a la esperanza.

Y la esperanza tomó lo que le di

y se lo pasó a la herida.

 

Y me entregué al vino.

Y el vino se me entregó.

Y me entregué a la luz de las velas.

Y la luz de las velas se me entregó.

Y me entregué a la memoria.

Y la memoria tomó lo que le di

y se lo pasó a la luz de las velas.

 

Y me entregué a la música.

Y la música se me entregó.

Y me entregué al árbol.

Y  el árbol se me entregó.

Y me entregué a la transformación.

Y la transformación tomó lo que le di

y se lo pasó al árbol.

 

Y me entregué al silencio.

Y el silencio se me entregó.

Y me entregué a la  luz.

Y  la luz se me entregó.

Y me entregué a la noche.

Y la noche tomó lo que le di

y se lo pasó a las estrellas.

 

tumblr_mdyx2e1jOd1qcl5w6o1_500

 

Ofrendas

 

A la noche le ofrecí una flor

y el cielo oscuro la aceptó

como la tierra, arropando

a la luz.

 

Al desierto le ofrecí una manzana

y las dunas la recibieron

como una boca, hablando

por el viento.

 

A la instalación le ofrecí un árbol

y el museo lo plantó

como un hombre, mirando

su lugar.

 

Al mar le ofrecí una semilla

y su cuerpo la disolvió

como el tiempo, componiendo

una vida.

 

Traducción: Yanina Audisio.